21 ago. 2008

Un militante frívolo y parlanchín: Sigfrívolo


Si se tratara de enterarse de todas las mamadas que pasan en el Ejército Mexicano, no había nadie mejor que contara estas charras que Sigfrido Gama Soria, un vato tan hablador y con postura de galán de balneario que siempre hacía de sus historias algo más que historias: unas charras increíbles.

Largas horas hablando de un tema, coquetón, enigmático y siempre queriendo morras y pisto, así era el ex-militante. No hubiera imaginado las mamadas que les hacían a los militares de primer ingreso si no hubiera sido por este cabrón. Cosas como: aventar desnudos a los "primerizos" por un largo pasillo rociado de jabón y agua. El cabrón militar gandaya que lograse lanzar al "puerco" a mayor distancia ganaba el aprecio de sus demás camaradas. Militares que en ese momento cumplían el ciclo de venganza: así estuvieron ellos y sentían que ese era el momento de cobrarselas. Entonces, el coraje y odio que sentían los nuevos hacía los mayores se acumulará. Al paso del tiempo ellos no serán más los novatos y entonces, descargarán su odio con los próximos nuevos. Un ciclo de venganza necesario.

Tantas cosas: cultivos de mariguana, balaceos, nexos con narcos, sobornos y conspiraciones. Cosas que, supuestamente no debíamos saber, pero que él siempre nos contaba. Regalaba sus ropas viejas de militar, cosa que, si algún militar te las veía, te ponían un cagadón, te confiscaban e interrogaban a tal grado que te cagaras (literalmente).

Sifrívolo ha muerto, pero en nuestra mente siempre estará como un gran amigo, un compa parlanchín, valemadrista y enigmático. Hoy la tristeza invade poblaciones grullense-michoacanas. Lo recordaremos siempre. Nuestras sinceras condolencias a la familia Gama Soria.

1 comentario:

Garrik dijo...

Ayer 28 de febrero cumpliria 28 años de edad.