17 ago. 2008

Volví de volver, osea de vomitar.

Ya había pasado un rato que no me ponía así de pedo, pero ni modo... así tiene que ser. Trocitos de zanahoria con sal y limón y cerca de un litro de whiskey con agua... eso fué lo que salió derrepente por mi boca el pasado miércoles. No contaré más, no me da orgullo, me da pena. Quiero decirles a todos que este blog llega a su fin así como mis proyectos a corto plazo. El documental tendrá que esperar, mis amigos tendrán que esperar, todo tendrá que esperar 3 meses para mí, hasta la escuela. Mi último semestre ya no será este, sino hasta el que sigue.

Mi familia ha decidido meterme a un centro de rehabilitación en Ciudad Guzmán, mejor conocido como Midrash. Me internan el día de mañana. Estoy triste pero conciente de que esto iba a pasar. Esto es, sin duda, una pausa momentánea en mi vida. Espero que sirva. Saludos.



Adiós....



¡PURA VERGA! Es broma. Aquí ando echando desmadre, listo para mañana empezar con la putiza diaria de una escuelita muy bonita, tan bonita que parece una salchicha lustrada. Disculpen que no haya posteado nada en toda una semana. Llegué de la Paz al Grullo y pues a todas mis chiquirrurris les tuve que dar su medicina diaria. Terminé agotado y pues apenas me estoy recuperando. Ahora estoy en Gua Nice y mañana regreso a la escuela... me la sobaras, me la sobaras, back to school.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ke cosa no es cierta ke te metieron al centro o de ke te pusiste un pedonon, ke por cierto tu madrecita querida te regaño o de k ya entraste a la scool?