8 jun. 2009

Juan Charrasqueado

Viejo, de 60 años, relata. Varios paisajes de un pueblo aparecen, un pueblo solitario acompaña la voz en off.

"Deveritas que no te miento. Por ésta que no te miento. Fui a revisar mis parcelas y que de pronto, al llegar que veo pa’ arriba: no viejo, ¡un negrurón!. Retacado de negro estaba el cielo, de la chingada. Y dije: “Va a llover cántaros, ya me cargó la chingada. Mejor me jalo pa’l rancho, sino me voy a mojar”. Y que me regreso en chinga. Le jalo en putiza la rienda a mi caballo y empieza a galopar. Voltié y nomás veía que el agua me venía siguiendo, ya merito me alcanzaba. En eso que, no me lo vas a creer, pero nomás se veía que las patas del caballo de adelante echaban tierra y las de atrás LODO!. Ay nomás te la pongo... ya mero y me mojo... te lo juro"

¿Le creemos?
Yo si.

6 comentarios:

no es un cuento de hadas dijo...

Se parece a Vicente Fernández

Micro dijo...

"Para siempre"

mr. ano dijo...

muy buena charra

saRa Mandarina dijo...

Se la conté a mi familia y cómo se cagaron de risa!
Hey te extraño, compa, te mandé un mail lleno de amor, ¿no te llegó?

Angel el Monstruo Feliz dijo...

Puta, pásame el documental con el que ganaste el premio de periodismo, tengo unos bísnes con él que no te puedo contar más que en privado... Mandame el archivo por mail o al menos el link.
Soy sara

Wally Perez dijo...

jajajajajaja no mames, ya me sabia la historia pero la foto se pasa de verga

jajajaja