12 ene. 2010

Charras atotonilquenses

Justo unos días cuando Santa Clos nos iba a meter la verga dulci-floreada me tocó visitar el famoso municipio tequilero de Atotonilco El Alto en Jalisco. Ahh que morras tan sabrosas orean sus panelas en las calles. Ahhh que ricos tequilas te raspan el esófago y hacen que te ardan las nalgas y el culito... o será que me quedé dormido y me violaron?.
Ahí en ese pueblo uno de sus habitantes nos platicó unas de sus charras. Para quien no ubica las charras pues simplemente son historias pueblerinas fantásticas y con alto grado de creatividad que, quien no conociera el término, cae redondito creyéndosela. En pocas palabras son mentiras súper arregladas y con alto grado de incredibilidad.

La historia es la siguiente:

Entrando en contexto: Los hombres de Atotonilco siempre han tenido una riña peligrosa con el pueblo vecino: Arandas. El mayor pleito son las féminas y sus cositas tan ricas que les cuelga (según él). Entonces, este chavo atotonilquense platica cuando sus amigos (unos 8 cabrones) fueron a hacer y deshacer al pueblo vecino. Se emborracharon en un bar de Arandas y agarraron morras, se las agazajaron, etc., etc., Uno de ellos tuvo un problema con un cabrón de Arandas porque le bajó la morra y pues que empiezan los putazos. Eran los 8 contra 20 cabrones... así nomás. Se agarraron a putazos pero duro! Quebradera de mesas, botellas, culos, anos... de todo se dieron ahí. ¿Y quién ganó? Pues claro!!! Los 8 de Atotonilco!

Justo después de la riña llegó la policia y, para que no se los llevaran al bote, los atotonilquenses idearon una táctica: Para que los policias no los vieran golpeados y sangrados ellos hicieron lo siguiente para burlarlos:

1. Al más madreado, sangrado y humillado le hicieron bolita en forma de juego para que no lo vieran los chotas.
2. Otros se agarraron a sus morras y se las empezaron a fajar en una esquina.
3. Otros se metieron a cagar.
4. Los restantes corrieron antes de que llegará la ley.

Su táctica funcionó y sólo se llevaron presos a los residentes: a los pendejos de Arandas (según él). Los atotonilquenses intactos celebraron hasta altas horas de la madrugada su glorioso triunfo. Contrataron un tamborazo y tocaron 25 veces seguidas el himno Atotonilquense. Si, ahí mismo, en ese pueblo donde nadie los quiere... nomás las morras los aman (según él, también)

Ahí no termina la historia fodongas. Los Arandenses sarandeados quieren cobrar su venganza y convocan un batallón. Llegan a Atotonilco en busca de aquellos que los habían hecho sufrir una humillación en casa y pues andaban encabrestados los hijos de la chingada pues. Así que, andale tú que se encuentran a 4 de los Atotonilquenses involucrados (entre ellos el vato que nos contó la charra). "No vale, ellos eran 10 y nosotros 4. Pos nos tocan de dos ¿edá?"- dijo el vato.

Citaré al involucrado de aquí en adelante:

"Ira vale, que llega primero uno de Arandas conmigo y que me empieza a rayar la madre 'Que onda gordito, te vamos a hacer chicharrones las nalgas' Así me decía el puto vato chaparro. Y pos que me encabrono y que me le dejo ir con todo mi peso y que le caigo encima. De ahí que se nos encabronan todos y se soltaron los vergazos. Tumbé a otro vato, dió una vuelta en el suelo y mi primo que lo rebota pal otro lado de una patada en el hocico, nomás se vieron unos dientecillos volando. Se para encabronado y le sigo dando una mega-putacera. En eso, veo que a mi otro compa se lo están chingando entre 5. Ira vale, sentí un putero de coraje y corrí a defenderlo. Corrí como media cuadra, en putiza... y no me vas a creer que de la adrenalina ni sentí que había traido arrastrando al vato, pero de las greñas. Voltié y lo ví todo raspado y madreado y yo con la mano llena de pelos... y sabes qué? Nos la pelaron otra vez"

Esa es una charra y no chingaderas. Saludos a los Atotonilquenses!.

1 comentario:

Micro dijo...

jajaj ya extrañaba posts tuyos


nos vemos el viernes!