2 may. 2009

Luis Enrique

En las pasadas semanas, una amiga rubia se fué para los chilangounitedstates. Se fué disque para superarse y poder hacer películas al estilo de Mario Almada y unas de esas de acción, como de superhéroes, de vampiros superhéroes!. Bueno pues, se organizó una fiesta de despedida. Ahí me pude encontrar a varias celebridades. Me encontré a Ligia, esa del famoso chiste. También a Manolo, el hombre insulina. A Sara Mandarina, la menonites sucker fucker trocker. A Monze (?). A seguidores del Pito de Gabriel... etc.

En fin, mucha gente de alta alcurnia concurría en uno de esos bule bares de la ciudad de Guanais. Es ahí donde encontré al personaje que de pequeño me hacía tanto reir y que además era el anfitrión de esa fiesta. Un personaje que, aunque cambiado por los años, causó que se me razaran los ojos de la felicidad y emoción. Me emocioné tanto que lo besé. Era, ni más ni menos, que Enrique el de Plaza Sésamo!!! wow!!! ese mero!!! wow!!!. Ahora ya está viejo, panzón, feo y más negro, pero no importa, yo lo quiero mucho. He aquí la foto de antes y después:


Después, cuando terminó la fiesta se puso a tocar unas rolas en su batería que está en su cuarto. He aquí el video. Toca muy bien el heavy metal.

7 comentarios:

no es un cuento de hadas dijo...

Que puto
siempre te olvidas de mí
=(

Manolo Mojica dijo...

Hahahahahahaha qué divertido

mr. ano dijo...

haaaahahahahaha q mamooonn wey esta cagadisimo hasta las orejillas! viva el pito de gabriel!!

mr. ano dijo...

wey te falto poner q se quito el sweter porq lo reconocimos inmediatamente

Anónimo dijo...

porque me pusiste signo de interrogaciooooonn !?!?!!!! explikameloooooo
obvio soy monze

saRa Mandarina dijo...

jajajajajajajajajaja
eres bien mamón vato
te extraño, ya déjate ver...

lig* dijo...

idiot! you wish....







sea como sea, me hiciste reir.