23 nov. 2008

¿Que pedo con el rocker?

Rocker, ese era el nombre del perro pitbull de mi primo. Ese perro estaba loco como la tía pepa, la misma que se orinó en la iglesia y gritó que tenía el diablo en el culo y empezó a cagarse aludiendo que era un exorsismo. En fin, volviendo al tema, ese perro juguetón, travieso, loco y maniático. En una ocasión me mordió las piernas tan duro que me arrancó parte de mis tennis seminuevos. Puto perro joto. En otra ocasión se brincó una barda de casi 3 metros y, del otro lado, atacó a unos puercos que tenían los vecinos (es común tener animales en los ranchos). Lo mejor es cuando atacó al joto de chilo. Chilo, huyendo del rocker, se trepó a un portón. El perro, astuto, brincaba tan alto para conseguir atraparlo. Rocker lo consiguió. Logró morder su bota camotera seminueva. En cuanto mordió la bota, el perro apretó fuertemente la mandíbula y quedó ahí, colgado de la bota de Roxilo por un largo rato. Ante los gritos despavoridos de un gay como Chilo, el perro hacía de ese momento excéntrico, una belleza de pasaje grullense. Después de morder a las vecinas feas y gordas, el perro fué sacrificado por Leovigildo (un ruco loco). Sacó su fusca y PUM! murió el rocker.