28 oct. 2008

Crónica revolcada

El fin de semana pasado concentró su atención en no ceder derechos al Tío Gamboín y su demanda con el niño que le agarró la pompi. Al contrario, los comunicólogos, con y sin vagina, se reunieron con la güerita cara de Topo Yiyo y disfrutaron de una tardeada nublada y unas gotitas frías en la carita de chango chingo. Birra, güiski, toro colorado, yaguer, cacardí y demás bebidas cegadoras apendejaron a los presentes elocuentes. Escotes provocativos, mujeres candentes, chinos malabaristas chafas y una que otra pepa rascada. Esto y más fue el resultado de esta tarde de convivencia eclesiástica: apadrinaron al chiquillo.

Encaminado el burro y borracho el jinete pues que nos vamos al festival de la cerveza. Nos brincamos la cerca, nos tomamos una chela y nos corrió la policía. Así de chafa. "Muchachos, retirense por favor" - Ordenó Don Policía. "Pero no nos van a reprimir ¿verdad?" - Contesta el Micro.

En la noche, que se cae la Karima de la defensa del coche de la Linet en plena marcha. ¡Vaya revolcada se metió! jajajaja. Pero ahí andan de borrachines queriéndose montar a la brava. Para terminar, no sea pendejo y no compre frijoles de con la Tía Chepa, te cagas.

2 comentarios:

Wally Perez dijo...

Pinche lepe

Vodkauva dijo...

cheshvaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan


hahahahahahaha
me vine con tu post de los sapos

xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD